Las 10 habilidades del futuro

En los últimos años, las nuevas tecnologías han transformado el mundo a pasos agigantados. La sociedad se transforma, y con ella todas las demandas que la acompañan y la nutren.

En los últimos años, las nuevas tecnologías han transformado el mundo a pasos agigantados. La sociedad se transforma, y con ella todas las demandas que la acompañan y la nutren. El mercado laboral se queda atrás en este proceso: las empresas y compañías deben adaptarse a las últimas tendencias para mantenerse competitivas.

Para garantizar un proceso exitoso, las organizaciones buscan trabajadores que posean conocimientos, pero también las llamadas soft skills o habilidades de gestión. Éstas se relacionan con la inteligencia emocional, el arte de la comunicación o los hábitos personales. Sin embargo, en el futuro ya no bastará sólo con eso. ¿Quieres saber cuáles son las habilidades concretas que vas a necesitar? ¡Descúbrelas y adelántate a tu tiempo!

Las 10 habilidades del futuro

En el informe elaborado por The Institute for the Future y titulado “Future Skills 2020”, se han identificado las habilidades clave que necesitarán los trabajadores de aquí a 10 años:

  1. Sensemaking: Esta idea viene desarrollándose desde principios de los años 70. Es la habilidad que tiene una persona para “conectar los puntos” y “entender las señales” del mundo que le rodea, siendo capaz de darle un sentido y de poner en marcha nuevas ideas. En palabras de Leo Burnett: “la curiosidad sobre la vida en todos sus aspectos continúa siendo el secreto de las personas más creativas”.
  2. Inteligencia social: Hoy en dia nadie se puede plantear trabajar estando aislado. Cada vez se hace más hincapié en la cooperación y en la importancia de las relaciones sociales. Por esta razón, tener la capacidad de entender las emociones de los demás, para comprenderlos y conectar con ellos, es de crucial importancia. La inteligencia social acerca a los negocios el lado más humano y, como John Hagel ha señalado, se basa en hacer las preguntas correctas.
  3. Pensamiento innovador y adaptable: Ya lo dijo Albert Einstein: “si quieres resultados diferentes, no hagas siempre lo mismo”. En un mundo en constante transformación, quien no quiera quedarse a mitad de camino tendrá que mirar hacia delante, proponerse nuevas metas, adaptarse a las nuevas realidades y, lo más importante, no dejar nunca de aprender.
  4. Hablar el lenguaje “media”: Cualquier empresa, si quiere destacar, debe de tener presencia en los medios digitales. Existen incluso algunas compañías que se encargan de ayudar a otras a gestionar sus espacios en la red. La llamada generación Z lleva ventaja, ha nacido con la tecnología bajo el brazo y están acostumbrados a las interacciones sociales mediante medios virtuales, es decir, dominan el lenguaje digital de forma nativa, algo que cada día tiene más importancia en el mundo laboral.
  5. Transdisciplinaridad: Se refiere a la capacidad de poder adoptar varios puntos de vista, sirviéndose de un enfoque más general de las situaciones. . Poder ver un problema con perspectiva y, recogiendo muchas ideas, afrontarlo y conseguir solucionarlo creando algo nuevo.
  6. Mentalidad de diseño: La mayoría de los trabajadores han pasado por diferentes lugares de trabajo a lo largo de su vida. Por esta razón, saben que en algunos espacios se trabaja mejor que en otros. Por ejemplo, en el estudio de animación DreamWorks Animation, cualquier empleado puede asistir a clases de yoga durante el trabajo, lo que, ciertamente, ayuda al surgimiento de ideas. La mentalidad de diseño debe dotar al trabajador de la capacidad para hacer las modificaciones oportunas en la organización, buscando la mayor comodidad y optimización del trabajo.
  7. Competencias multiculturales: Cada vez más, en el lugar de trabajo habrá gente de diferentes países, culturas y razas. La globalización acentúa la diversidad y, debido a ello, es esencial saber adaptarse y aceptar las diferencias.
  8. Pensamiento computacional: Las personas proporcionan una cantidad ingente de información sobre ellos mismos y sus gustos. A raíz de esto, las empresas necesitan más analistas de Big Data que sean capaces de asimilar y canalizar esta información, y de esta manera obtener ventajas competitivas para la compañía.
  9. Buen manejo de la información: Las personas no sólo generan información, también la reciben en abundancia a través de diferentes medios (móvil, internet, revistas, anuncios…). Saber seleccionarla, filtrarla y priorizarla de una forma creativa, algo que las máquinas no pueden, debe convertirse en una destreza que el trabajador tiene que dominar.
  10. Colaboración virtual: En un mundo cada vez más globalizado, donde una misma empresa dispone de distintas sedes alrededor del mundo, es imprescindible que los equipos que la componen estén familiarizados con las herramientas de colaboración virtual. Muchas compañías utilizan, aplicaciones como Skype para realizar reuniones a distancia, Google Drive para compartir documentos o redes sociales internas para poder trabajar conjuntamente con compañeros de otras ciudades y países, creando así una especie de “cadena de montaje” de ideas y fomentando el aprendizaje en línea.

Como dijo Atul Gawande, se “contrata la actitud y entrena la habilidad”. Debido a ello, los trabajadores deben ser conscientes del cambio, esforzarse y ajustarse a las nuevas necesidades, sintetizadas en estas 10 habilidades que hemos destacado. Explotándolas, cualquiera puede garantizarse mayores posibilidades de obtener un empleo en el futuro.

Y tú, ¿ya posees alguna de ellas? ¡Atrévete a desarrollarlas!

Extraído de: https://www.randstad.es/tendencias360/las-habilidades-del-futuro/

Cuéntanos que piensas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *