¿Desea contratar personas que son emocionalmente inteligentes? Haz estas 5 cosas

Las decisiones de contratación se encuentran entre las más importantes que puede hacer en el trabajo, porque los costos asociados con una mala contratación son astronómicos. La Sociedad para la Gestión de Recursos Humanos predice que cada vez que una empresa reemplaza a un empleado asalariado, los costos asociados son de seis a nueve meses del salario de esa persona.

Un mal empleado puede tener un efecto devastador en la moral y la productividad de los demás. Seleccionar una mala semilla puede tener un impacto profundamente tóxico sobre la cultura de su organización.

Mark Zuckerberg describe su proceso de contratación de la siguiente manera: “Solo contrataré a alguien para que trabaje directamente para mí si trabajara directamente para esa persona”.

El comentario de Zuckerberg ilustra una verdad fundamental, aunque pasada por alto, sobre la contratación: las personas no pueden hacer su mejor esfuerzo a menos que trabajen junto a alguien con quien quieran trabajar todos los días.

Los grandes gerentes de contratación prestan especial atención no solo a lo que dicen los candidatos, sino a lo que hacen los candidatos, tanto dentro como fuera de la entrevista. No permita que su próxima decisión de contratación sea de la que se arrepentirá. Las estrategias que siguen lo ayudarán a asegurarse de que haga un excelente trabajo.

  1. Aprende a leer el lenguaje corporal

La investigación de UCLA ha demostrado que solo el 7 %de la comunicación se basa en las palabras reales que decimos. En cuanto al resto, el 38% proviene del tono de voz y el 55% restante proviene del lenguaje corporal. Aprender a interpretar el lenguaje corporal te da una ventaja cuando contratas. Cejas levantadas o una mandíbula apretada, revelan incomodidad (incluso cuando las palabras dicen lo contrario), o lo que el candidato realmente siente pasión (por ejemplo, el lenguaje corporal reflejado y la duración del contacto visual). Aprender a reconocer los gestos sutiles de los candidatos puede darle una ventaja adicional al evaluar a quién debe contratar.

  1. Evidencia puntual de comportamientos de ecualización alta y baja

Una vez que aprende a detectar comportamientos indicativos de las cuatro habilidades de inteligencia emocional: autoconciencia, autogestión, conciencia social y habilidades de gestión de relaciones, está a un gran paso. Por ejemplo, un candidato que le repite una pregunta para confirmar que lo entendió correctamente está demostrando una buena gestión de las relaciones. Si bien ese es solo un pequeño comportamiento, juntar muchos elementos en el transcurso de una entrevista pinta una imagen clara de a quién se debe contratar.

  1. Entrevista fuera de la entrevista

Preste especial atención a cómo se comportan los candidatos antes, durante y después de la entrevista. ¿Cómo tratan a su personal? Los comportamientos aparentemente pequeños brindan información valiosa sobre cómo un candidato encajará con sus empleados, y cómo tratarán a sus clientes.

  1. Hacer preguntas de sondeo

Muchos entrevistadores tienen el mismo banco de preguntas que usan para todas las entrevistas de los candidatos, con algunas preguntas específicas sobre el trabajo. Usted ya tiene el currículum del candidato frente a usted, y la entrevista es su oportunidad de profundizar y superar las habilidades técnicas y el historial.  Hacer preguntas en profundidad le ayudará a comprender cómo se adapta el candidato al cambio y los desafíos.

Cuando un candidato responde una pregunta proporcionando un ejemplo o una historia, pregúntele por qué eligió hacerlo de esa manera y cómo lo haría de manera diferente la próxima vez.

  1. Retroalimentación

Reconozca que sus empleados actuales van a tener que trabajar con el nuevo empleado todos los días, así que pídales retroalimentación. Debe recopilar información de todas las personas que tuvieron contacto con el candidato durante todo el proceso de contratación. Después de todo, estás buscando a alguien que complementará al equipo de manera integral, en lugar de llenar un vacío de habilidades. Muestre a sus empleados actuales que usted valora sus opiniones y la felicidad en el trabajo.

Reuniéndolo todo

La inteligencia emocional es solo una pieza en el rompecabezas de la contratación, pero es importante. Cuando lo utiliza para obtener la contratación correcta, minimiza el riesgo de absorción de toxicidad, bajo rendimiento y rotación. Además, incorporar individuos de EQ alto eleva el rendimiento de los empleados existentes y ayuda a desarrollar la cultura que desea para su empresa.

 

Fuente: LinkedIn

Cuéntanos que piensas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *