Por qué los empleados nuevos renuncian antes de comenzar y cómo evitarlo

Puede haber tomado semanas, o quizás meses, atraer al candidato perfecto cuyas habilidades y experiencia marcan todas las casillas. La persona ha aceptado su oferta de trabajo. Pero poco antes de la fecha de inicio, él o ella ha cambiado de parecer y decide no unirse a su organización.

Los reclutadores se notan frustrados cuando un candidato renuncia a un puesto de trabajo aceptado, pero la decisión también crea problemas más grandes para el negocio. Es probable que el empleador haya notificado a las agencias de contratación que estaba utilizando y a otros posibles solicitantes que el puesto ha sido ocupado.

¿Por qué pasó esto?

Hay varias razones por las que los candidatos pueden aceptar un puesto y luego rescindirlo, comenzando por el hecho de que el mercado laboral actual favorece a los solicitantes de empleo. “En este mercado, todos los solicitantes de empleo y candidatos tienen más opciones”, dijo Matt Deutsch, director de contenido de Top Echelon, una compañía de servicios y software de reclutamiento en Canton, Ohio. “Los mejores candidatos no tienen reparos en explorar múltiples oportunidades con múltiples empleadores”.

Es posible que los candidatos hayan recibido una mejor oferta de una empresa diferente o hayan aceptado una contraoferta de su empleador actual, dijo Diane Domeyer, directora ejecutiva de Creative Group, una firma de personal para profesionales de diseño y mercadotecnia con sede en Menlo Park, California.

Domeyer agregó que si las negociaciones salariales no salieron según lo planeado, los candidatos pueden rescindir la aceptación para buscar una oportunidad con un salario más alto.

Cómo evitar que los candidatos rescindan la aceptación laboral

Esta puede ser una gran oportunidad para la retroalimentación y el conocimiento crítico sobre lo que puede necesitar cambiar acerca de los términos y condiciones del trabajo o el proceso de reclutamiento de la compañía, especialmente si esto sucede con los mismos roles, gerente de contratación o reclutador.

Por ejemplo, si el salario era demasiado bajo, la organización podría ofrecer otros beneficios que satisfacen las necesidades del candidato, dijo Domeyer.

Deutsch agregó que los reclutadores exitosos identificarán cualquier opinión negativa que tenga el candidato sobre la vacante o la compañía al inicio del proceso y tranquilizarán al candidato sobre esas inquietudes.

Nicole Belyna, SHRM-SCP, un socio comercial de reclutamiento estratégico en Thompson Creek Window Co., con sede en Lanham, Maryland, dijo que el proceso de contratación en su compañía se ha refinado para que al final de la misma el candidato y el gerente de contratación puedan tomar una decisión mutuamente, segura y bien informada.

“La entrevista no es solo un momento para que conozcamos al candidato”, dijo Belyna. “Es una oportunidad para que el candidato sepa sobre nosotros también, incluida la compañía, el equipo con el que estarían trabajando, y detalles adicionales y expectativas del trabajo. No ocultamos nada y ofrecemos mucha transparencia. “Desde la primera conversación, discutimos lo bueno, lo malo y lo feo. Si un candidato ha llegado al punto en el que estamos listos para hacer una oferta, es probable que lo hagan por mucho tiempo”.

“Asegúrese de preguntar a lo largo del proceso de la entrevista qué otras oportunidades han considerado y cómo se compara su oportunidad”, dijo Domeyer. “En el mercado altamente competitivo de hoy, es importante darse cuenta de que puede haber otros que los persigan, incluso después de que hayan aceptado una oferta”.

Un programa de incorporación bien desarrollado, que comienza una vez que el candidato acepta la oferta de trabajo, es también es importante, dijo Domeyer.

La contratación no termina con la firma de un contrato o con ver a nuestro empleado el primer día de trabajo en la oficina, es un proceso mucho más complejo, por eso, un onboarding efectivo debe ser parte de nuestra cultura empresarial.

¿Cómo son tus procesos de incorporación? ¡Te escuchamos!

Cuéntanos que piensas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *